domingo, 14 de febrero de 2010

MI PESADILLA CON: "EL DEMONIO DEL COMUNISMO"

Todos los derechos reservados


EENDDTP

La primera vez que leí la obra de Marx, sobre todo lo que escribió sobre nuestro Libertador me acosté a dormir muy impresionado por el veneno de este infame ser, a la mañana siguiente me levante y me fui a la casa de una “babalaa” (bruja cubana) ya que no me fue posible conseguir un brujo venezolano que sirviera porque todos están devaluados y se están pasando a la santería cubana ya que como es la religión oficial del PSUV “da más billete”. Me recomendaron a una tal “Barbarita” que según me dijeron había llegado recientemente de Cuba traída por el gobierno, como miembro del “equipo técnico” que vino con el asesino cubano Ramiro Valdez a resolver el problema eléctrico nacional. Al llegar a su “consultorio” instalado en el Hotel ALBA Caracas, le dije: “Mira Barbarita, yo soy el General Ángel Vivas del Ejército de Venezuela y vine aquí porque me dijeron que tú eras la única que me podía ayudar, yo quiero hablar con un espíritu maligno llamado Karl Marx”, la mujer se santiguó fumándose un tabaco y me dijo: “Ooooye mi amol, me suena ese nombre, pero te va a costar caro porque voy a tener que hacer un tremendo esfuerzo y correr un enorme riesgo”, pero “¿y eso por qué?” le pregunte, tratando de regatear y de cuidar mis centavos por que como todo el mundo sabe los cubanos en este país están haciendo “Caída y mesa limpia” con los reales de todos los venezolanos: “Porque voy a tener que sacarlo del infierno mismo, y eso es muy peligroso caballero” me respondió. Luego del correspondiente regateo nos pusimos de acuerdo.



Barbarita y yo nos sentamos y entonces la mujer empezó a pronunciar frases extrañas y a contorsionarse como Linda Blair en El Exorcista, y de repente hubo un estruendo, candela por todas partes, cayeron rayos y centellas y empezó a oler a azufre (Como en la Sexagésima Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) el día 15 de Septiembre de 2005, o como en la Conferencia Sobre El Cambio Climático en Copenhague el día 18 de Diciembre de 2009, cuando en ambos escenarios mundiales, al individuo que ocupa actualmente la Presidencia de Venezuela le olio a Azufre) y apareció una espesa niebla, como en Londres, luego poco a poco, fue emergiendo de entre las llamas ardientes una figura fantasmal que a la pregunta de la bruja cubana de “¿Quién eres?” Respondió en forma altanera “Karl, Karl Marx” agregando: “¿Para qué me has sacado del infierno?” A lo que la mujer le respondió: “El General quiere hablar contigo” haciéndome de inmediato una seña con la cabeza. Yo me acerque al fantasma con la mano en el crucifijo que cargo en mi pecho y la aparición me pregunto en tono molesto y altanero “¿Quién eres? ¿Por qué andas molestando?” Y yo le contesté: “Yo soy el General Ángel Vivas, del Ejército de Venezuela”.



Mi presentación como militar venezolano causo molestia al espíritu de Marx que respondió despectivamente “Ah, tu eres gente de la tierra de ese tal Bolívar” le respondí: “Eso es correcto; pero solo quiero que me permitas hacerte unas preguntas y podrás retornar a donde perteneces, al infierno” y entonces me respondió gritando: “Está bien, pero apúrate”, le respondí: “De acuerdo, dime padre del Comunismo: ¿Por qué has hablado con tanto veneno de alguien que no conociste como es nuestro padre de la patria, el Libertador Simón Bolívar?” respondió con nerviosismo: “Ah, porque fue un canalla brutal y cobarde de cuna aristocrática que lo tuvo todo, un hijito de mamá y papá, un burguesito que condujo una guerra terrible para llenarse de gloria, además, porque me dio la gana” le pregunte nuevamente: “Perfecto, entiendo, pero, dime padre del comunismo ¿Sabias que El Libertador aunque de cuna aristocrática dio toda su fortuna por la causa de la libertad de los pueblos?, ¿Sabías que cuando murió no tenía nada, ni siquiera una camisa para ir a la tumba?", no respondió quedándose callado, le pregunté: “Pero si hablas de abusos y errores en el campo de batalla, dime una cosa padre del comunismo, ¿Tú has leído todos los escritos y la obra completa de quien criticas y ofendes?", no respondió quedándose callado, le pregunté: “Dime padre del comunismo:¿Tu sabes lo que es ser un soldado?”, respondió “No”, le pregunté: “¿Tú has empuñado alguna vez una espada o un fusil para el combate?”, respondió “No”, le pregunté “¿Tú has estado aunque sea un día o una hora en medio de una batalla?”, respondió “No”, entonces le dije “Si no tienes idea de lo que se siente al ser un soldado, si no sabes lo que es empuñar una espada o un fusil y si nunca has estado en una batalla entonces ¿Por qué críticas a aquellos que si lo hicieron y que además, como Bolívar, lo hicieron con honor y gloria?, no respondió, le pregunté: “Dime padre del comunismo, ya que tu le quitas los meritos de combate al Ejército Patriota de Simón Bolívar, y se los das a los pocos soldados británicos que también combatieron bajo su mando: ¿Alguna vez pudiste ver en acción a ese Ejército? ¿Has estudiado cada batalla, has leído todos los escritos de quienes estuvieron presentes y documentaron la historia? ¿Alguna vez tu pudiste observar a los llaneros de Páez, alguna vez pudiste contemplar a esa masa humana de 6000 jinetes cuando todos se tendían sobre su montura agarrando una lanza en la mano derecha, otra en la mano izquierda, las riendas en la boca y al grito de su comandante se lanzaban como un proyectil contra el Ejército Español? ¿Tuviste la ocasión de contemplar el miedo que estos héroes causaban en las tropas españolas? ¿Sabes tú lo que sentía un soldado español cuando veía a esa masa de hombres y caballos que se le venía encima indetenible como una estampida?”, el fantasma se quedo callado, y le pregunte “Dime padre del comunismo, si tu sabes: ¿Como hizo nuestro Libertador para lograr que Páez y sus temibles llaneros, hombres que no se convencían con discursos solamente, que hacían méritos con hazañas de valentía y no con palabras, que había que ser “Mas Macho” que ellos para ser su jefe, lo reconocieran como su Comandante Supremo?, respondió con un vacilante ¡No!, yo continué interrogándolo: “Dime padre del comunismo: ¿Has leído los escritos de la época de oficiales, soldados y del mismo General Páez en los que se describe la actuación del Libertador en medio de los llaneros como “Familiar”, ya que aunque pequeño de estatura era un hombre fuerte, audaz y capaz de todo como ellos, comía con los llaneros carne seca y casabe, saltaba a los lomos de los caballos desde la cola como ellos, coleaba toros con ellos, nadaba como ellos en ríos infestados de caimanes y caribes, dormía como ellos en chinchorro o sobre la sabana, se vestía como ellos, hablaba con frases de esas tierras y hasta bailaba como ellos con las muchachas llaneras al son del cuatro y las maracas?” Se quedo callado, entonces le pregunte: “Dime padre del comunismo: ¿Has leído en los libros de historia las anécdotas que reflejan los esfuerzos realizados por El Libertador para ganar la fidelidad de los “Centauros” de Páez, como cuando compitió con el Coronel Martel nadando en un río caudaloso atado de manos y pudo llegar a la otra orilla? ¿Sabes tú que todos los llaneros que contemplaron esta hazaña la tomaron como ejemplo de su indomable voluntad? ¿Sabes tú que con esta hazaña fue que Páez y sus llaneros reconocieron y comprendieron la superioridad de su nuevo jefe, El Libertador Simón Bolívar? ¿Sabes tú que Simón Bolívar, El Libertador de América nunca se dio por vencido?”, a lo que no respondió permaneciendo callado, entonces le pregunte: “Dime padre del Comunismo: ¿Tu sabias que El Libertador al frente de los llaneros de Páez combatió en los campos de batalla de América y cruzó Los Andes, hazaña esta que no tiene comparación en la historia militar del mundo ya que Aníbal cuando cruzo los Alpes para atacar a Roma, lo hizo en otoño y con hombres acostumbrados al frió pues eran de tierras de temperaturas muy bajas, en cambio Bolívar lo hizo en invierno y con hombres que eran de tierras calientes? ¿Sabes tú que cuando el General español Pablo Morillo supo del paso de los Andes le escribió al Rey de España diciéndole: “Dadme cien mil llaneros venezolanos y me paseo por Europa en nombre del Rey de España”? ¿Lo sabes? Habla espíritu maldito, tienes que saberlo porque esa increíble hazaña de Simón Bolívar y el Ejército Patriota dio la vuelta al mundo en su época y uno de los primeros lugares a donde llego fue precisamente a la biblioteca del museo británico en 1820, donde tú más tarde escribirías tu legado de odio y muerte llamado comunismo o socialismo cientifico o socialismo del siglo XXI como lo definen ahora tus seguidores en Venezuela. Tienes que haberlo leído, ¡NO MIENTAS ESPIRITU INMUNDO!”, a lo que respondió malhumorado con un rotundo ¡Si! Le pregunte: “Y entonces ¿Por qué lo llamas cobarde?”, el espectro se quedo callado.



Le dije: “¿Porque osas criticar y ofender sin razón al genio de América y a su ejército patriota, el Ejército de Venezuela al que pertenezco?”, la aparición continuo callada reflejando nerviosismo, entonces le dije "¿Sabes por qué no respondes espíritu maligno? Porque mientes, siempre has mentido y sientes envidia de la gloria y usas la intriga y la calumnia para mancillar a aquellos grandes hombres que, como Bolívar, la han alcanzado”, y continué diciéndole “En mi Patria Venezuela, espíritu maligno, hablas por la boca de tu engendro e insultas, ofendes, amenazas, manipulas y mientes para engañar a mi pueblo, mientes para engañar a la gente inocente, pretendes quitarle a Bolívar su pueblo y ponerlo a tu servicio, al servicio del mal bajo la esclavitud comunista o socialista”, y después de pensar por unos instantes le dije en voz alta: “Yo creo que el Canalla, Miserable y Cobarde eres tu espíritu maligno, yo te conjuro espíritu impuro regresa a donde perteneces, al infierno, y llévate contigo a tu engendro de mi patria, aléjate de Venezuela fantasma maldito”, entonces comenzó a amenazarme e insultarme con toda clase de improperios, groserías y a descalificarme llamándome traidor, imperialista, pitiyanky, burgués, capitalista y contrarrevolucionario. De repente a mi lado, como por obra de la providencia descendiendo de un rayo de luz apareció un pergamino con el Acta de la Independencia de Venezuela el cual brillaba de manera espectacular dentro de la semipenumbra que reinaba en el lugar, pude leer claramente su encabezado; y lo leí en voz alta para que el fantasma escuchara “EN EL NOMBRE DE DIOS TODOPODEROSO”. Tomé el pergamino levantándolo sobre mi cabeza y se lo enseñe al fantasma que me miraba espantado mientras le gritaba “¡FUERA DE MI PATRIA ESPECTRO DEL SOCIALISMO PORQUE ELLA FUE FUNDADA EN EL NOMBRE DE DIOS TODOPODEROSO Y NO HAY LUGAR PARA TI, REGRESA AL INFIERNO ESPÍRITU INMUNDO!”; de repente, se abrió la tierra y el fantasma de Karl Marx envuelto en llamas fue arrastrado en medio de gemidos y lamentos a las profundidades.



Muy impresionado por lo que había visto me dirigí a la bruja que estaba sudando aterrorizada y le pregunte: "¿Qué pasó?", y la mujer me respondió fumando el tabaco con desesperación “El demonio vino y se lo llevo caballero” yo me santigüe en el acto e hincando rodilla en tierra le pedí a Dios Todopoderoso: “SEÑOR, LIBRA A MI PATRIA VENEZUELA DEL DEMONIO DEL COMUNISMO”, Sentí un fuerte estremecimiento y una luz que me cegaba, de repente, sobresaltado me desperté dándome cuenta que había sido solo un sueño, eran las 4 de la madrugada caraqueña, estaba al lado de mi esposa, en mi cama, en mi casa y había tenido una pesadilla, de inmediato me levante y la escribí.

Saludo libertario: 
Ángel Vivas



¡MUERA LA TIRANÍA VIVA LA LIBERTAD!
GENERALÍSIMO DE MAR Y TIERRA DON FRANCISCO DE MIRANDA
2 DE FEBRERO DE 1806



DDLEEUQOM

INFORMACIÓN IMPORTANTE

ACTUALIZANDO LA REDACCIÓN.